Entienda que es la Fertirrigación y sus ventajas para los cultivos

linkedin
Compartir en linkedin

En las últimas décadas, debido a la creciente demanda mundial de alimentos y la reducción de áreas cultivables, los productores agrícolas se han encauzado hacia la constante búsqueda de herramientas y técnicas que les permitan producir de forma más eficiente.

Por un lado, el aporte de agua a los cultivos ha sido una actividad con mucha evolución desde la agricultura moderna, incorporándose a inicios del siglo XXI los sistemas de riego a presión (goteo o aspersión), que permiten incorporar racionalmente el agua, haciendo más eficiente su distribución y aprovechamiento por parte de los cultivos. Por otro lado, el interés en la aplicación racional de los fertilizantes ha permitido la integración de diferentes tecnologías para el desempeño eficiente de los mismos, dando como resultado la fertirrigación.

 

¿Qué es la fertirrigación?

La fertirrigación es una técnica que consiste en la aplicación de fertilizantes disueltos en el agua de riego de los cultivos, donde el objetivo principal es el aprovechamiento del flujo de agua del sistema de riego para transportar los nutrientes requeridos por las plantas al área radicular. De esta manera, se optimiza el uso del agua, de los fertilizantes y los recursos de los productores, como mano de obra, equipo, herramientas, entre otros.

La fertirrigación raciona la utilización del agua, colocando los fertilizantes en solución cerca del sistema radicular de la planta, permitiendo un contacto más rápido y directo de los elementos nutricionales con las raíces para una mejor absorción y aprovechamiento del producto.

De esta manera, se puede fraccionar la fertilización, reduciendo o aumentando las cantidades de fertilizantes, considerando las etapas de desarrollo y requerimientos del cultivo.

Ventajas de la fertirrigación:

  • Mayor eficiencia en el uso de los nutrientes
  • Ahorro en costo y mano de obra para aplicación de fertilizantes
  • Reducción de contaminación de aguas subterráneas por lixiviación de los fertilizantes
  • Versatilidad para aplicación conforme a las necesidades del cultivo: se puede regular el flujo de agua conforme al requerimiento hídrico del cultivo, así como aplicaciones al suelo o foliares. 

Tips a tomar en cuenta:

1. Elección de materias primas: las materias primas a utilizar bajo un sistema de fertirriego deben ser totalmente solubles y se debe revisar la compatibilidad entre ellas para evitar reacciones químicas que comprometan la integridad de las mezclas.

Solución: Diluir materias primas y hacer pruebas de pre mezclas a pequeña escala.

 

2. El sistema de fertirriego requiere mantenimiento continuo para evitar obstrucciones en los emisores: dichas obstrucciones se generan por partículas insolubles que contienen los fertilizantes o por reacciones de las mezclas.

Solución: hacer aplicaciones frecuentes de ácido. 

 

3. El sistema de fertirriego acumula algas y reduce la eficiencia del mismo.

Solución: hacer aplicaciones frecuentes de peróxido de hidrógeno.

 

Para atender al mercado Agroindustrial en la utilización de la fertirrigación, GTM ofrece diferentes tipos de ácidos que se acoplan a la necesidad del cultivo y del sistema, como: Ácido cítrico, Ácido fosfórico, Ácido nítrico y Ácido sulfúrico. Estos productos cumplen una doble función de aportar nutrientes y promover la limpieza del sistema.

Adicional a estos, GTM tiene disponible en su portafolio fertilizantes totalmente solubles que se acoplan a las diferentes etapas de los cultivos y permiten hacer correcciones puntuales conforme a los requerimientos de los mismos.

Póngase en contacto con nosotros para más información sobre las soluciones que ofrecemos al mercado Agroindustrial: gtmchemicals@gtmchemicals.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículo desarrollado por Gabriela Valenzuela Fajardo, Líder Comercial de GTM en Guatemala. Para ponerse en contacto con la profesional, utilice el correo: gvalenzuela@gtmchemicals.com