Vigencia de Coagulantes Inorgánicos en Tratamiento de Aguas

linkedin
Compartir en linkedin

El tratamiento del agua es el conjunto de operaciones y procesos que se realizan sobre el agua para remover o reducir sus contaminantes hasta llegar en condiciones de uso para atender a las especificaciones exigidas y, por ejemplo, abastecer la población. Después de captado, el agua llega a una estación de tratamiento donde pasa por varias etapas en las que son utilizados productos químicos para lograr a los estándares de calidad exigidos.

En Latinoamérica, los coagulantes inorgánicos tienen mucha presencia en los procesos de Tratamiento de Agua, ya sea en potabilización para consumo humano, purificación para procesos productivos y en el manejo de aguas residuales. Los coagulantes inorgánicos se utilizan para desestabilizar y aumentar el tamaño de las partículas contaminantes para su posterior separación y facilitar la eliminación, mejorando así las condiciones iniciales del agua.

Dentro de las razones de esta vigencia, está que la coagulación es un tratamiento eficaz cuando es realizado adecuadamente, eliminando una gran cantidad de sustancias contaminantes y de diversas naturalezas, generando el menor costo en comparación con otros métodos. Además, los coagulantes inorgánicos tienen una gran accesibilidad en el mercado latinoamericano frente a su alta oferta, siendo la forma más usual de tratar agua en la región.

En cambio, por ser una operación con muchas variables a tomar en cuenta, con frecuencia encontramos tratamientos mal realizados con baja eficiencia en la calidad del agua e incumplimientos de normas o estándares aplicables. Esto representa gastos de operación no justificados, por eso, la importancia de seleccionar el coagulante adecuado.

Dentro de la familia de coagulantes inorgánicos sobresalen los provenientes de sales de aluminio y sales de Hierro. Uno de los más comunes es el sulfato de aluminio, la forma más simple de la sal y uno de los primeros componentes usados para el tratamiento y con mucha presencia en la actualidad, principalmente en potabilización.  Sin embargo, las características del  agua a tratar son tan diversas y de igual manera sus usos, que hace que el sulfato de aluminio tenga muchas limitaciones en la operación.

Precisamente para solucionar estas limitantes, se han desarrollado polimerizaciones de sales de aluminio, como el Policloruro de Aluminio (PAC) y el Hidroxicloruro de Aluminio (ACH) teniendo como mejoras importantes:  

  • Rápido tiempo de reacción;
  • Bajo volumen de lodos;
  • Efectivo en aguas con alta carga de contaminantes;
  • Bajo residual de Aluminio por intercambio de carga;
  • No modifica el PH de caudal.

Cada uno de estos coagulantes tienen ventajas específicas y su efectividad dependerá de un análisis de las condiciones de operación de la planta de tratamiento y de una aplicación efectiva.

Por eso, en GTM contamos con un equipo de especialistas en los distintos procesos de tratamiento y realizamos una evaluación previa a los sistemas para conocer, analizar y proponer un tratamiento químico adecuado a través de pruebas de jarras, medición de parámetros, capacitación, seguimiento y asistencia técnica para garantizar los resultados.

Además, la compañía cuenta con un portafolio de productos con diversas opciones de Coagulantes inorgánicos de acuerdo a las necesidades de los clientes. Así como también otros productos como floculantes neutralizantes, reductores, carbón activado y tratamiento de lodos, el cual se selecciona a necesidad del cliente.

Para más información, contáctenos gtmchemicals@gtmchemicals.com

 

   

Artículo escrito en colaboración por los colaboradores José Roberto Calderon, Experto Técnico Comercial y Victoria Bejarano, Gerente Comercial Honduras.